El buen periodismo vence al soporte

PR03_GLASS_250313_DanielMuñozGuerrero

Untitled1Han pasado 15 años desde que el periodista Adam Penenberg, de la publicación digital Forbes, destapara el escándalo de The New Republic. Stephen Glass, un joven reportero que trabajaba en la revista The New Republic en 1998, fue el protagonista de este escándalo en el que se puso en entredicho el sistema de verificación de fuentes de la prensa tradicional. La película El precio de la verdad (Shattered Glass)basada en los hechos reales del escándalo de The New Republic, narra el día a día de este reportero que se inventaba sus fuentes para crear historias alucinantes que impresionaran al director de la revista, Charles Lane.

El periodista de la publicación online Forbes Adam Penenberg investigó el sospechoso artículo de Glass titulado Hack Heaven, y tras comprobar que las fuentes de Glass no existían, destapó públicamente la mentira escribiendo el artículo Forbes smokes out fake New Republic story on hackers. Tras la publicación de este artículo el director de The New republic, Charles Lane, descubrió que 27 de los 41 artículos que había escrito Stephen Glass para The New Republic eran total o parcialmente inventados. Este hecho marcó un punto de inflexión en la historia del periodismo, ya que se demostró que el buen periodismo no sólo se gesta desde las redacciones de los medios tradicionales.

“But now it was an online publication that had busted a print publication for committing a cardinal sin in journalism: fabricating a story”  – Adam L. Penenberg. Online journalism comes of age, Forbes (1998).

AdamPenenberg copia
Adam Penenberg, periodista que destapó el escándalo de The New Republic / Fotomontaje por Daniel Muñoz Guerrero

Stephen Glass, de la misma forma que Janet Cooke, Mike Barnicle, Jason Blair o Rick Braggs, aprovechó un vacío en el sistema de verificación de fuentes de los medios tradicionales para saltar a la fama con sus fabulosos artículos. Abusó de la confianza que los directores y lectores depositan en los periodistas como testigos de la realidad, y falseó todas las fuentes de sus notas creando emails, teléfonos y páginas web falsas que correspondían supuestamente a una gran empresa de software llamada Jukt Micronics, y a hacker adolescente Ian Restil, protagonista en el artículo Hack Heaven.

Glass trató de utilizar la tencología y la informática para crear fuentes ficticias para que no descubrieran su historia inventada. Sin embargo, Adam Penenberg también supo utilizar las herramientas digitales para destapar el escándalo. Utilizó Internet para verificar que la importante empresa de software Jukt Micronics no existía, y que posteriormente se creó una falsa para tapar la mentira. Consultó en la red publicaciones especializadas que demostraban que los funcionarios que citaba como fuentes en Hack Heaven no existían, y contactó con otros hackers para comprobar que nadie conocía el famoso congreso de hackers donde Ian Restil fue el protagonista por haber sorteado el sistema de seguridad informático de una importante compañía.

En la parte final de El precio de la verdad (Shattered Glass), la recepcionista de The New Republic lanza una simple idea que podría haber evitado el escándalo: “esto se habría solucionado con unas fotografías”. Y es que los medios tradicionales como The New Republic, ‘autoabanderados’ de la prensa de calidad, no querían introducir fotografías en sus publicaciones porque lo consideraban una conversión al sensacionalismo. Sin embargo, años más tarde casi todos los directores de periódicos de Europa y América han entendido que la calidad periodística no depende de la utilización del formato tabloide, ni de las grandes fotografías, ni del color ni del papel. El buen periodismo depende de la independencia y la rigurosidad con la que trabajen los periodistas la información, y no del soporte que la contenga.

El buen periodismo depende de la independencia y la rigurosidad con la que trabajen los periodistas la información, y no del soporte que la contenga

Conclusiones respecto al escándalo de Stephen Glass y The New Republic

  1. La calidad periodística no depende del soporte en el que se difunda la información. El sistema de verificación de fuentes de un medio tradicional como The New Republic falló y quedó obsoleto en 1998. Por su parte, la publicación online Forbes destapó uno de los escándalos más relevantes de la historia del periodismo y demostró que el periodismo de calidad puede realizarse también desde una redacción online. Sin embargo, varios estudios realizados demuestran que los medios digitales todavía son los que tienen menos credibilidad entre los lectores: un 7,7%, muy por detrás de la radio (18,8%), la televisión (31,3%) y la prensa escrita (34,6%).
  2. Los errores en el sistema de verificación de fuentes todavía no se han solucionado. Prueba de ello es la reciente publicación de El País de una fotografía falsa en la que supuestamente aparecía el expresidente de Venezuela Hugo Chávez intubado en el Hospital. Este tipo de errores, entre otros, han minado la credibilidad del periodismo según varios estudios.
  3. El periodismo “low cost” y la carrera por la inmediatez son dos de los fallos del engranaje. La competencia de las empresas periodísticas por ser las primeras en dar la noticia a sus lectores hace que el sistema de verificación de fuentes no funcione correctamente. El periodismo caviar (así lo llama el presidente del Innovation Internacional Media Consultig Group de Reino Unido) ha quedado relegado por los intereses empresariales de los medios de comunicación. Los medios que consiguen librarse de la presión empresarial, como los modelos de negocio basados en el periodismo cooperativista, están volviendo a poder cocinar el periodismo a fuego lento. Ejemplos de ello son la revista tintaLibre o Cuadernos.
  4. Los medios digitales solucionan parte del problema. La utilización de archivos multimedia (fotografías y video) en los medios digitales resuelve parte del problema de la verificación de fuentes. Por su estructura y sus características son capaces de tomar como filosofía el Show don’t Tell. El periodista puede mostrar a través de las imágenes las claves de la información para aumentar la credibilidad de su medio. El actual presidente de The New Republic, el cofundador de Facebook Chris Huges, apostó desde el principio por las nuevas tecnologías, y afirmó en su revista que esto no significaba que dejarían de hacer buen periodismo: “In the next era of The New Republic, we will aggressively adapt to the newest information technologies without sacrificing our commitment to serious journalism”.
  5. El punto de vista positivo: la autorregulación funciona. Quedó demostrado en el escándalo de The New Republic, y el sistema de autorregulación de medios sigue funcionando. También encontramos el ejemplo en la publicación de El País de la fotografía del expresidente Hugo Chávez, donde la mayoría de medios de comunicación españoles denunciaron el error del periódico, a pesar de que El País trató de ocultarlo eliminando la fotografía de su página web durante la madrugada.

Como hemos visto, tanto los medios tradicionales como los nativos digitales cometen fallos en la verificación de fuentes. Las herramientas digitales y la cultura multimedia favorece la filosofía Show don’t Tell y está recuperando parte de la credibilidad perdida por los medios de comunicación. La historia moderna de la prensa ha demostrado que el buen periodismo no depende del soporte, sino de la independencia y la rigurosidad con la que trabajen los profesionales la información. Por suerte, el sistema de autorregulación mediática sigue funcionando y las falsas historias se siguen destapando, y la esperanza de que los medios digitales sigan trayéndonos soluciones al sistema de verificación de fuentes sigue viva.

One thought on “El buen periodismo vence al soporte

  1. Pingback: Las tabletas arrancan el periodismo del papel | Producción Periodística

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s