Rigor, calidad y buenas fuentes

jdxwjcyrewEl periodismo debe explicar el acontecimiento y hacer llegar a los lectores la respuesta a las cinco W. Para aportar esta información lo más verídica posible se utilizan las fuentes informativas. Las fuentes son un elemento fundamental en el periodismo ya que, entre otras cosas,  determinan el contenido de la información.

La información valiosa, verdadera y noticiosa no se encuentran en los sitios donde tradicionalmente se busca la información (ruedas de prensa, eventos…), todo lo contrario. Las mejores informaciones se encuentran observando, buscando fuentes y preguntando qué ocurre, porqué. Para ello, principalmente, el periodista debería aprender a observar dejando sus prejuicios a un lado y teniendo una actitud curiosa, con ganas de encontrar la información, escucharla y transmitirla de la mejor y más correcta manera posible a los lectores (a aquellos que buscan esa información).

De esta manera, las fuentes a utilizar deben de ser verídicas y contrastadas. Para ello, debe existir un proceso de validación, ya que, de lo contrario, se ofrece al lector una información dudosa que puede acabar con la credibilidad del periodista. El oficio del periodista es que los lectores confíen en su rigurosidad y precisión a la hora de ofrecerles una información importante para sus vidas.

Continue reading

Advertisements

El buen periodismo vence al soporte

PR03_GLASS_250313_DanielMuñozGuerrero

Untitled1Han pasado 15 años desde que el periodista Adam Penenberg, de la publicación digital Forbes, destapara el escándalo de The New Republic. Stephen Glass, un joven reportero que trabajaba en la revista The New Republic en 1998, fue el protagonista de este escándalo en el que se puso en entredicho el sistema de verificación de fuentes de la prensa tradicional. La película El precio de la verdad (Shattered Glass)basada en los hechos reales del escándalo de The New Republic, narra el día a día de este reportero que se inventaba sus fuentes para crear historias alucinantes que impresionaran al director de la revista, Charles Lane.

El periodista de la publicación online Forbes Adam Penenberg investigó el sospechoso artículo de Glass titulado Hack Heaven, y tras comprobar que las fuentes de Glass no existían, destapó públicamente la mentira escribiendo el artículo Forbes smokes out fake New Republic story on hackers. Tras la publicación de este artículo el director de The New republic, Charles Lane, descubrió que 27 de los 41 artículos que había escrito Stephen Glass para The New Republic eran total o parcialmente inventados. Este hecho marcó un punto de inflexión en la historia del periodismo, ya que se demostró que el buen periodismo no sólo se gesta desde las redacciones de los medios tradicionales.

“But now it was an online publication that had busted a print publication for committing a cardinal sin in journalism: fabricating a story”  – Adam L. Penenberg. Online journalism comes of age, Forbes (1998).

AdamPenenberg copia
Adam Penenberg, periodista que destapó el escándalo de The New Republic / Fotomontaje por Daniel Muñoz Guerrero

Continue reading

La independencia del periodismo cooperativista

PR02_fuentes_250313_DanielMuñozGuerrero

Untitled1El año 2012 fue un año negro para la prensa. Empezó con el cierre del diario gratuito ADN, del comprometido Público y del regional La Voz de Asturias. El año terminó con Expedientes de Regulación de Empleo en grandes medios como El País y en ocho empresas de Unidad Editorial. Las tres crisis que asolan el periodismo han afectado gravemente a todos los modelos de negocio de prensa tradicional: gratuitos, nacionales, regionales y locales. Los medios de comunicación digitales no han terminado de cuajar, y el modelo de las redacciones integradas se ha vuelto a cuestionar. Según la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), el año 2012 finalizó con un total de 3.923 periodistas despedidos. Sin embargo, en medio del vendaval, una nueva corriente comenzó a sembrar semillas de buen periodismo. Un periodismo cuyo modelo de negocio no se basa en complacer a sus anunciantes, sino en volver a la esencia y a los valores de la profesión. Un periodismo de servicio “público”, de contrapoder, que apuesta por las buenas fuentes, cercano a los ciudadanos y lejano a las instituciones e intereses económicos: hablamos del periodismo cooperativista.

Continue reading